lunes, 13 de agosto de 2012

La innovación se basa en generar nuevos comportamientos en el mercado


La conducta es la variable desconocida en todas las innovaciones, pero es la que más determina la oportunidad de supervivencia de un nuevo modelo de negocio.

Estamos en el comienzo de una nueva era que se centra en la innovación dentro de lo que se denominan ‘negocios de modelos de conducta’. Estos modelos van más allá de preguntar cómo podemos hacerlo mejor, más barato o más rápido, sino que se basan  en la pregunta de por qué lo hacemos en primer lugar. Y esta pregunta casi siempre está ligada al comportamiento de los mercados.

Cuando Apple creo iTunes no sólo hizo un formato más barato, rápido y digital, sino que alteró la relación del consumidor con la música. Al igual que eBay, que cambió la manera en que vemos la experiencia de comprar y cómo la comunidad juega un papel fundamental. Google no inventó la búsqueda en internet, sino que cambió la forma de interactuar con la red.

Estos son ejemplos de innovaciones en el comportamiento que dieron lugar a modelos de negocio completamente nuevos. Pero a pesar de tener estos ejemplos, seguimos centrados en la innovación tecnológica.

El mayor cambio en la innovación tiene que ver con el comportamiento, que es donde reside el mayor retorno de la inversión. Las organizaciones innovadoras son aquellas que pueden salir rápidamente de la trayectoria prevista y saltar hacia una nueva oportunidad. Son organizaciones que tienen un papel activo en la introducción de nuevas conductas, que hasta entonces eran desconocidas. En última instancia, es la velocidad con la que las empresas hacen esto y su disposición a experimentar en áreas nuevas e imprevistas lo que determina el grado en el que están abiertas a la innovación.

Las empresas tienen que centrarse en la observación del mercado y de los comportamientos de los consumidores. Luego se trabajará en estrecha colaboración con ese mercado para identificar cómo las innovaciones pueden agregar valor de manera inesperada.

La innovación debe incluir apertura e interrupción. Pero hay que minimizar el riesgo y la incertidumbre para poder incrementar la posibilidad de encontrar nuevos enfoques para la solución de problemas y ampliar la capacidad de ascender rápidamente. Éste es el tipo de innovación que empresas como Apple, Google, Facebook y Netflix han realizado para desafiar constantemente a sus clientes a adaptarse a las nuevas ofertas. Cada vez que Facebook ofrece una nueva característica, existe una reacción casi inmediata del mercado, seguido por un período de calma en el que los usuarios aceptan e integran esta nueva característica.

Este tipo de diálogo entre el mercado y los proveedores nunca ha sido tan pronunciado como ahora gracias a la nube, donde las voces se amplifican en una magnitud sin precedentes. Pero las empresas deben comprender que la nube o internet no son una innovación en sí mismas, sino que se trata simplemente de plataformas para las conversaciones, que pueden suponer comentarios tanto positivos como negativos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada